miércoles, 25 de noviembre de 2009

Iconos cálidos: Karl Urban.

Empiezo otra sección en mi blog, a la que le estaba dando vueltas en mi anterior proyecto: "Iconos cálidos", donde hablaré de figuras más o menos conocidas, y sobre todo, mencionaré lo que me despierta.

Y para ello, nada mejor que empezar por el actor australiano Karl Urban. Uno de mis favoritos. Prolífico, humilde para los estándares de divismo cinematográfico "made in Hollywood", actor secundario de películas de acción, que recientemente ha protagonizado una de gran calado en el submundo friki regido por las bárbaras ilustraciones de Frank Frazzetta.

Pero a mí lo que más me llama la atención de él es su aparente fragilidad, la determinación que transmite en los personajes que encarna, intentando mantenerse enteros incluso en medio de la más violenta de las tormentas. Aparte de sus ojos negros, que parecen enganchar inquisitivos a la primera ojeada... Pero creo que las mujeres sabrán apreciar esto más que un servidor...

viernes, 20 de noviembre de 2009

Respuesta a "¿Las mujeres fingimos?"

Entre los muchos blogs que suelo seguir está el de Susana Moo, "Erotómana", y en una de sus entradas ha tratado el "espinoso" asunto de que las mujeres "fingen" en el sexo:

http://www.susanamoo.com/2009/11/%c2%bflas-mujeres-fingimos/

Respuesta a "¿Qué será del caso Gürtel?".

Y empiezo este blog inaugurando la etiqueta "Participaciones extrablogueras" incluyendo un comentario a una entrada de "El Periscopio", de dña. Rosa María Artal, una periodista prejubilada de TVE que en su día me llamó la atención. He participado con muchos comentarios, con más o menos acierto, de acuerdo o en desacuerdo, pero siempre desde el respeto y la cortesía, como debería ser. De todas mis participaciones pasadas destaco el siguiente texto, en el que puse mucho énfasis y me impliqué mucho en su redacción, quizá demasiado.

Entrada:

http://rosamariaartal.wordpress.com/2009/10/08/%c2%bfque-sera-del-caso-gurtel/

jueves, 19 de noviembre de 2009

Saludos a todos.

Hola a todos.

Bienvenido a lo que será mi nueva (y espero que definitiva, tras probar y más probar durante todos estos meses) bitácora virtual o "blog".

Así es, amigos. Venía de mi anterior blog: "Forzado al no sexo", en donde despotricaba, endulzaba, doraba la píldora, piropeaba, entristecía y humoreaba a troche y moche en mi condición de "abstinente forzoso". Y todo giraba en torno al sexo, desde el punto de vista de una persona que no se "come un rosco" desde hace... buuf, la tira de años. Demostraba que se puede vivir sin sexo (eso sí, el "hambre", el deseo, permanece y en ciertos días, me vuelve loco), y sobrellevarlo con un poco de humor, otro de tristeza, una pizca de cabreo, un tanto de piropos, un mucho de ironía, algo de paciencia, siempre respeto, y sobre todo ilusión: mucha ilusión por conocer a alguna fémina que, por estos pagos tan... desérticos en cuanto a mujeres (Aragón y su capital, Zaragoza, en el país de España, Europa), manifestara su interés por mí, me volviera loco con un par de sonrisas y guiños pícaros, y pudiera darse el caso de establecer una relación... en fin... duradera.

Así que, lo que hace aprox. un año se pergeñó en una simple forma de "desahogo sexual del alma", se perfiló a los pocos meses en una página con un objetivo muy concreto: encontrar pareja. Darme a conocer, comunicar mis proyectos, puntos fuertes, débiles, sensibilidades, virtudes, defectos y demás. Y mientras tanto, contestar lo más sinceramente posible, cualquier duda que me plantearan mis "fans" en sus comentarios (espero que se note la autosoflama irónica...)

Bien. Cierto día, en que todo iba lo que más de viento en popa se podía, me llegó un hecho inesperado, que me afectó mucho, y tras meditarlo y mascarlo, decidí suspender provisionalmente el blog. Los motivos, por supuesto, son personales. Conforme pasaba el tiempo, me fui recuperando y retomando la ilusión que antaño me motivaba, pero ahora han cambiado un poquito.

Veamos:

1.-Cambio del proveedor de blogs. En "Blog.com.es" los comentaristas que venían de fuera (casi todos), se tropezaban con muchas molestias para publicar. Algunos desistían, y otros se veían directamente rechazados, sin saber nada de ellos, hasta que me enteré por vías terceras. Intenté arreglarlo, pero nada.

Tras mucho navegar, decidí quedarme en Blogspot, o Blogger, de Google. ¿Por qué?, os preguntaréis. Primero, porque es relativamente fácil de manejar desde dentro... eso sí, a un nivel muy básico. En comparación, sale ganando el proveedor anterior, y de largo. Aquí hay que disponer de conocimientos muy amplios y solventes para poder llegar a manejar un simple efecto especial como es poner una imagen de fondo. Pero en fin. Me dije que mejor un blog sobrio sería más que suficiente para mis propósitos.

2.-Una de las cosas que menos me gustaban del blog anterior es su dimensión sexual específica. A lo largo de los meses que duró, me mordí muchas veces la lengua en asuntos que en mi opinión eran importantes, pero que no tenían nada que ver con el sexo. Así que en este blog voy a usar las "etiquetas" a modo de "carpetas de asuntos". Es decir, si en una entrada que voy a publicar hablo de sexo, la etiquetaré bajo "Sexo". Si hablo de política, "política". de música, "música". Y así con cualquier cosa que se me ocurra. En mi blog anterior no acabé de captar qué eran las "Etiquetas", pero visto cómo funcionan, aquí las manejaré como epígrafes. Sé que probablemente Blogger tiene algún manejo de "temas", o carpetas, pero aún no sé cómo activarlo y organizarlo.

3.-Debido a lo anterior, guardaré bajo la referencia "Participaciones extrablogueras" todos los comentarios, mensajes y demás de cierto calado que vaya dejando en otros blogs, foros y demás, para que tengáis más referencias de mí. No lo digo por vanidad: a veces me gustaría tener un sitio, público o privado, en donde guardar los textos que escribo por Internet, así como "copiar y pegar" lo que ha originado mi participación.

Bueno, y de momento, esto es to-esto es to-esto es todo, amigos. Si os he suscitado la curiosidad y queréis saber de mí, pinchar en mi perfil. Espero vuestras opiniones.