jueves, 14 de enero de 2010

PARA LEER DESPACIO (PLD): "¡Sé un hombre!"

Si "ser un hombre" implica...

... estar en guardia constantemente, esperando lo peor de las personas que no conozco y tratarlas con distancia y lejanía...

... no mostrar emociones consideradas débiles en público...

... ser indiferente a todo lo que no tenga que ver conmigo, cercano o en las antípodas...

... avasallar con mi presencia, mis modales y mi voz a quien considere mi contrario o mi inferior...

... crearme un halo entre mis semejantes que me haga inaccesible a todo cuanto considere indigno de mí antes de que me vean...

... perder la capacidad de asombrarme, la curiosidad a secas y sin segundas intenciones...

... sentir admiración, respeto o agradecimiento, y no manifestarlo...

... adquirir el hábito de analizar fríamente todo cuanto veo u oigo, sin dejar que las conclusiones me afecten lo más mínimo...

... confundir pragmatismo permisivo con cobardía...

... sumarme a la multitud por algo de lo que no estoy nada convencido, pero cuyos fines me sirven...

... exigir mis derechos siempre y por encima de todo, en cualquier circunstancia...

... preocuparme por mi futuro, desvinculándolo del presente...

... aceptar mis responsabilidades sólo si los demás aceptan las suyas...

... cumplir con unas expectativas impuestas en las que no creo, a pesar de disponer de todos los medios...

... rechazar mis limitaciones, mis desánimos, combatirlas hasta el último aliento, y exigir a los demás que cumplan también con lo mismo...

...y ser hipócrita o fingir ser más en todo cuando no lo soy...


... entonces no quiero ser un hombre.

2 comentarios:

  1. Sí. Creo que tienes razón en que los hombres, en ocasiones somos muy autoexigentes y apartados de la parte emocional que cada uno tiene (o por lo menos evitarla en público). Supongo que será un fenómeno cultural, o quizá tenga que ver con la biología... Pero sí, yo me siento identificado con casi todo lo que has puesto aquí y creo que hay que evitar ser así con las personas más cercanas, por lo menos. De todas formas, creo que no hay que extralimitarse y saber actuar en relación a las cirsustancias, pues hay conductas que muestras en este listado que son súmamente útiles según con quién se usen, porque amigo, en este mundo también hay gente chunga y quizá ahí este la difucultad: ser capaz de diferenciar el contexto para poder ser uno según las circunstancias; que no quiere decir ser hipócrita, sólo no ser ingenuo.

    ResponderEliminar
  2. En este caso, que no lo llamen "ser un hombre", sino "ser una bestia", o "sobrevivir en la jungla". Mi crítica va directa contra lo que arrastra tras de sí esa educación, esa escala de valores. Como tú bien dices, Carlos, hay que saber "actuar en relación con las circunstancias", pero demasiada gente piensa y actúa conforme a estas premisas sin importarle un pimiento quién está enfrente ni el daño que hacen. Hasta que se les enfrenta alguien que es más, y entonces su "hombría" desaparece o "se desplaza" hacia quienes sabe que no se atreverán a enfrentársele (niños, mujeres, ancianos o subordinados de su entorno habitual).

    La cortesía, las buenas maneras, la amabilidad, la nobleza, la comprensión... es una buena forma de "ser un hombre" siempre y cuando se encuentre frente a otro "hombre".

    ResponderEliminar